Estudio sobre cómo influye el haber tenido infección previa de COVID-19 en la respuesta inmunitaria a la vacuna of BNT162b2 (Pfizer -BionTech)

Estudio sobre cómo influye el haber tenido infección previa de COVID-19 en la respuesta inmunitaria a la vacuna of BNT162b2 (Pfizer -BionTech)

Las vacunas desarrolladas contra COVID-19 han proporcionado grandes beneficios para la salud pública al proteger a la población mundial del mortal SARS-CoV-2. La mayoría de los países han priorizado la distribución de vacunas a los subgrupos más susceptibles de la población. Sin embargo, dada la escasez de suministros de vacunas, se requiere urgentemente una priorización de vacunas más precisa para lograr los mayores beneficios de atención médica. Los protocolos de administración de vacunas actuales se basan en resultados de ensayos clínicos de personas sin infección previa por COVID-19. Sin embargo, las recomendaciones incluyen a individuos recuperados de COVID-19 como candidatos para la vacunación, a pesar de la baja tasa de reinfección en estos individuos que se muestra en los estudios de cohortes.

En nuestro estudio del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, comparamos las respuestas de anticuerpos a las dos dosis de la vacuna COVID-19 de ARNm de BNT162b2 entre trabajadores del Hospital con infección por SARS-CoV-2 antes de la vacunación y TH sin infección previa. Encontramos que diez meses después de la recuperación del COVID-19, los trabajadores sanitarios pre-infectados mostraron una respuesta de anticuerpos temprana e intensa a la primera dosis de la vacuna. Esto fue así incluso para aquellos individuos recuperados de COVID-19 que dieron negativo para anticuerpos anti-SARS-CoV-2 antes de la vacunación. Una segunda dosis no mejoró la respuesta de anticuerpos en los individuos recuperados de COVID-19. Por el contrario, los trabajadores sanitarios sin infección previa necesitaron la segunda dosis para alcanzar sus niveles máximos de anticuerpos anti-SARS-CoV-2, pero sus niveles aún eran más bajos que los niveles máximos de los trabajadores sanitarios que tuvieron la infección anteriormente a la vacunación. Además, los niveles de anticuerpos anti-SARS-CoV-2 dos meses después del final del protocolo de vacunación permanecieron más altos en los trabajadores sanitarios pre-infectados que en los trabajadores sanitarios sin infección previa.

Nuestro estudio confirma los datos previos con respecto a la respuesta de anticuerpos de los individuos recuperados de COVID-19 después de la vacunación y proporciona evidencia nueva y más sólida que sugiere que la memoria inmunológica persiste durante mucho tiempo en la población recuperada de COVID-19. Por lo tanto, recomendamos un cambio en la política de vacunación: la vacunación de los individuos recuperados con COVID-19 puede posponerse hasta que se complete la inmunización del resto de la población.

Si eres investigador y quieres formar parte de la ANIH, pincha aquí.

Estudio realizado por: Jesús OntañónJoaquín Blas, Carlos de CaboCelia SantosElena Ruiz-EscribanoAntonio GarcíaLuis MarínLourdes SáezJosé Luis BeatoRamón RadaLaura NavarroCaridad Sainz de BarandaJavier Solera

doi: https://doi.org/10.1101/2021.05.25.21257788

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Últimos posts

Categorías

Comentarios recientes

    Etiquetas

    Noticias de interés

    Entradas relacionadas

    Preparándonos para futuras pandemias

    Todavía estamos inmersos en plena pandemia de COVID-19, pero ya podemos ver que, como ha ocurrido antes en numerosas ocasiones, no estamos preparados para futuras pandemias.